Reimaginar el futuro. Innovación integradora.

 

El mundo está cambiando rápidamente. Muchos niños que nacen hoy podrán disfrutar de grandes oportunidades que no estaban disponibles hace 25 años. La magnitud del cambio es notable, pero notables son también las disparidades. Ejemplo de ello es que mientras los gigantes de internet pueden identificarte instantáneamente , predecir lo que te gusta y lo que no mediante el uso de algoritmos sofisticados; uno de cada tres niños o niñas carece de identidad jurídica porque el simple proceso que representa el nacimiento de un bebe no se llevó a cabo.

Tendríamos que preguntarnos, ¿acentuarán o disminuirán estos rápidos cambios los extremos que separan a los niños que carecen de casi nada y los que están privados de casi todo? La respuesta a esta pregunta no está determinada de antemano. Hay una decisión que tomar. Las enfermedades y los conflictos atraviesan las fronteras internacionales. Las soluciones están también cada vez más vinculadas entre sí.

Innovación para la Equidad

Para que todos los niños y niñas tengan la misma oportunidad de aprovechar al máximo su potencial, la innovación no debe beneficiar sólo a aquellos que mejor pueden costearla; también debe satisfacer las necesidades de quienes menos tienen y no simplemente aumentar la abundancia de la que otros ya disfrutan. A eso llamamos Innovación para la Equidad.

Llegar a todos los niños y niñas

Cuando la meta es lograr un mundo en el que todos los niños y niñas consigan ejercer sus derechos humanos sin discriminación, ¿puede la innovación realmente eliminar los obstáculos que excluyen a los niños de todo aquello que necesitan para sobrevivir y prosperar? Si puede, pero no es algo que se produzca por si mismo. Poner la innovación a trabajar en favor de un mundo más justo implica abordar las leyes, las instituciones, las normas sociales, los mercados, el dinero y la gente para re-imaginar una sociedad justa en un futuro.

(Fuente:La Situación Mundial de la Infancia. UNICEF, 2015)