«

»

oct
08

Nuestro viaje a Colombia: Por Rosa Bouza

 

Nuestro viaje a Colombia: Por Rosa Bouza

Parece mentira que ya vayamos a pasar el ultimo Informe de Seguimiento. El 18 de Enero del 2011 nos embarcábamos en la aventura más increíble de nuestras vidas: ir a buscar a nuestro pequeño Yonatan. Recuerdo que íbamos tan asustados que a nuestra llegada al aeropuerto de Bogotá todo el mundo nos parecía sospechoso. El taxi se retraso cinco minutos y a nosotros nos parecieron 5 horas. Cuando llegamos al hotel estábamos tan mareados y agotados que llamamos a nuestras familias y nos echamos a dormir. Al día siguiente tendríamos que volar de nuevo y así llegaríamos a nuestro destino, Mocoa.

Al bajar del avión, nos sorprendió lo pequeñito que era el aeropuerto y el montón de policía que había, nos recogió en coche nuestro abogado, Jaime, y de camino a Putumayo, por un carretera infernal en la que pasamos innumerables controles policiales, en el mas absoluto silencio, yo me lamentaba de no haber hecho caso de mi madre y de todos los que nos habían aconsejado quedarnos en casa. Dios mío solo pensaba en  que acabaríamos secuestrados por las FARC. !Lo que hacen los nervios!

 

Por fin llegamos al hotel  y  no salimos de allí hasta que el abogado vino a recogernos para cenar. Durante la cena nos explicó como sería el encuentro con Yonatan y nos contó un poco más sobre el carácter de nuestro pequeño. Fue un momento muy entrañable y los nervios anteriores al encuentro no nos dejaron descansar nada. No fuimos capaces de dormirnos en toda la noche.

 

A la mañana siguiente, Jaime, el abogado, nos recogió nos llevó hasta las dependencias del ICBF donde nos esperaba Yonatan. En un despacho de la administración  nos recibieronla Directorayla Trabajadora Social.Ellas nos hablaron un poco más de nuestro hijo y fue allí donde nos enteramos de que Yonatan había estado pidiendo unos papitos jóvenes. Al enterarse de que seriamos nosotros se había puesto muy contento y estaba muy emocionado y nervioso por el encuentro.

Mientras nos comentaban lo nervioso que se encontraba el niño yo pensaba para mi:-pero ¿porqué no terminan ya y nos dejan ver al niño?…por fin, nos acompañaron a una habitación grande, Yonatan estaba con la Psicóloga.

El salió corriendo para abrazarse a nosotros.

Describo lo que vi: un conguito, menudito con el pelito cortito, si me hubiera imaginado que iba a ser un encuentro tan dulce no hubiera estado tan nerviosa. En ese momento, cinco mil sensaciones recorren todo mi cuerpo y no sería capaz de explicarlas, así que mi cuerpo no pudo con tanta energía y me puse a llorar de emoción y felicidad. A Yonatan le encantó el encuentro porque siempre que lo recordamos me dice:- mami ,tu estabas tan feliz por tener un hijo…y yo para bromear con el le digo:- que va, es que cuando te vi, eras tan feo tan feo, que por eso lloraba, y él es cuando se destornilla de la risa y me contesta sonriendo: -ay mami que mentirosa eres…..                                                                                                                   

A partir de ese momento, nace una nueva vida para todos nosotros, en familia. Los días en Colombia  transcurren despacio, con sus más y sus menos. No había mucho que hacer, ya que Mocoa es un pueblo chiquitín, aún así, Jaime, nuestro abogado y su mujer, se encargaron de que fueran unos días entrañables. Nos trataron como si fuéramos de su propia familia. Pienso que si no fuese por que teníamos que arreglar papeles podríamos considerar que nos encontrábamos de vacaciones. Realizábamos excursiones al río, a la piscina….y de la comida….de esto tendría que hablar mi marido ya que disfrutó mucho probando platos nuevos. El tacacho, ahora se que es: os dire que es una especie de puré de plátano con tocino.

Para finalizar os contare que el último día que estuvimos en Mocoa, antes de venirnos, la gente del ICBF, junto con Jaime, nos preparó una gran fiesta de despedida en la que se incluía una excursión a la selva. Ahora, mas tranquilos somos conscientes de que  las FARC, no estan presentes  y Colombia es un pais maravillosos.

 

Nos bañamos en el río que estaba helado no, heladísimo, como todos los ríos de la region. Al dia siguiente nos despedíamos de nuestros amigos entre sollozos sabiendo que tardaríamos mucho en volver a verles y con un detalle entrañable de Alexandra, la mujer de Jaime ,una mujer increíble con la cual parece increíble pero en tan poco tiempo construimos una gran amistad.

 

 

 

Yonatan se veía feliz pero también nervioso por subir al avión y subió, y todo muy bien hasta que su padre le colocó el cinturón y se vio atado, de repente parecía otro niño, hizo tal escándalo que el piloto del avión, antes de despegar, vino a calmarle y aún así…..yo sólo podía pensar en que este vuelo era corto pero el de Bogotá a Madrid …….quien lo iba a sujetar tantas horitas.

Al  día siguiente llegamos a Bogotá donde pasamos unos días para finalizar el proceso en Colombia, en total estuvimos en el país 20 días, tenemos el record de tramitación, con sus más y sus menos. A día de hoy puedo decir con certeza que a pesar de las rabietas de mi hijo, la gastroenteritis y los nervios por solucionar cuanto antes la documentación y el  papeleo tanto mí marido como yo volveríamos mañana.

Por cierto el avión Bogotá-Madrid, Yonatan fue un angelito, y el de Madrid -Santiago igual.

El balance de este año y medio ha sido muy positivo y no comparto para nada la idea que tienen algunas personas de que los hijos adoptados son diferentes de los biológicos. Yo he sido madre biológica y ahora soy madre adoptiva. En ambos casos daría la vida por mis hijos, de hecho, me atrevo a decir que he disfrutado más esta maternidad puesto que la otra he tenido que ser más enfermera que madre. No  encuentro diferencias cuando estoy en el parque y mi hijo juega y ríe  con los demás niños y niñas, ni cuando se hace daño y busca entre sollozos a su mamá, tal vez será porque yo no busco las diferencias.

 

Mi hijo me dice:-¡¡¡te quiero tanto mami!! Para mí, los hijos adoptados nacen en una familia con un pasado que los biológicos no tienen y nosotros, sus padres adoptivos, debemos respetarlo con muchísimo cariño. El pasado es parte de nuestros hijos y debemos de darles libertad; libertad para hablar y  libertad para cuando de repente ya no quieren hablar. También libertad para que puedan expresarnos sus sentimientos, sus recuerdos y puedan hacerlo sin sentirse juzgados. Considero que nosotros como padres  no debemos tener miedo nunca de lo que puedan contarnos. Los niños necesitan saber que tienen esa puerta abierta y necesitan darse cuenta poco a poco por ellos mismos, sin prisas, sin forzar las situaciones.  Es así como nosotros lo hemos hecho y hoy me atrevo a decir que Yonatan ha encontrado su lugar en esta familia, se ha confiado y ha compartido sus vivencias con nosotros: ahora sus padres.

Así que amigos/as míos:  Déjense de buscar diferencias y ocupen su tiempo en hacer felices a sus hijos ya sean adoptados o biológicos.

Este año me ha transcurrido más rápido que nunca, hemos tenido de todo: momentos buenos y malos. Unos buenos como poder abrazar a Yonatan, otros malos como recibir la horrible noticia de que uno de los grandes pilares de mi vida, mi padre, ha tenido que enfrentarse y se tiene que enfrentar en su dia a dia a una terrible enfermedad. La vida es así: tiene buenos y malos momentos.

Mi padre me ha enseñado a amar la vida con todo y todavía sigue haciéndolo, gracias a Dios, me ha enseñado a ser como soy, me enseñó a ser valiente en los “malos momentos” como cuando mi hija nació con una rara enfermedad. El comprendió mi dolor cuando mi pequeña falleció. Mi padre que es mi mejor amigo, ama la vida, porque sí, la vida nos ha quitado mucho pero nos ha regalado tanto…..nos regala momentos buenos, como cuando Yonatan me dice :- ¡os quiero tanto ¡ las carcajadas de mi padre ,y los gritos de mi madre cuando Yonatan mete los cabritillas en la cocina. Blanquita, la cabra del abuelo ha tenido bebés y cuando hace frío se meten en la cocina. La vida me sigue regalando momentos como cuando Yonatan llega del colegio y  nada mas bajar del autobús dice todo orgulloso¡¡¡¡¡mami ya se inglés, mira; AMARILLO-AMARELO……Son  tan buenas las notas que esta teniendo, los éxitos escolares de Yonatan son un regalo. Puedo decir orgullosa que ha superado con éxito primero y segundo curso y ya está en tercero, y que además en junio toda la familia asistimos a su primer exhibición de bailes latinos y de salón Que bien baila!.

 

 

 

 

 

 

 

Asi que a todos los que estáis esperando un hijito/a adoptado, os deseo de verdad toda la suerte que nosotros hemos tenido ,y a Marila y a Ana que empezaron esta aventura con nosotros y todavía siguen esperando, espero de corazon que pronto podais reuniros con ellos porque sé que seréis unas grandes mamás . A los demás amigos/as que no conozco, animaros y de verdad no tengáis miedo, Colombia es un país maravilloso, la gente es increíble y os harán sentiros especiales.

 

De  los niños y niñas colombianos….que puedo deciros que no os haya dicho ya…..,confiar en La Fundacion BALMS, no os preocupéis si agobiáis a María y a Lorena….así entre nosotros ,no pasa nada ya que después os lo perdonan todo y no son rencorosas…creedme.

¡¡¡¡¡¡Mucha suerte a todos  los que habéis elegido Colombia para que nazca vuestro hijo¡¡¡¡¡Y a los que todavía no ¿a qué estáis esperando….?

 Un fuerte abrazo y mucho ánimo.

  Rosa Bouza. A Capela. 2012

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

* Copie el siguiente texto:

* Péguelo aquí: